¿Por qué unas farmacias son más baratas que otras?

¿Por qué unas farmacias son más baratas que otras?

Con el paso del tiempo, las estrategias de mercadeo y el trabajo de las diferentes marcas que han tratado de encontrar un nicho de mercado que le reporte ingresos con regularidad, se ha transformado en una práctica recurrente que ha ido modificando el modo en el que interactúan los consumidores finales con los productos ofrecidos por las compañías.

En ese orden de ideas, la consulta por las diferencias notorias entre los precios de distintas farmacias online, se ajusta a un mercado con cada vez más competencia y una búsqueda constante por adecuar los precios al máximo, con el ánimo de incrementar el número de ventas.

Precios distintos para los mismos medicamentos

Antes que nada, se anota que la desaparición de los precios en la caja se dio como resultado de inconvenientes a nivel logístico para los laboratorios, particularmente por las continuas revisiones y bajada del precio que experimentaban los medicamentos. Como resultado, el precio de la medicación comenzó a ser invisible o ajustable a lo que se presentara en el momento.

Hay casos bastante comunes como por ejemplo algunos medicamentos que se venden sin receta médica como es el caso del Frenadol, Aspirina o Iniston, que al momento de hacer una comparación de precios entre varias farmacias, se descubrirá que su valor puede modificarse en torno a un 10% como máximo según la farmacia que se visite.

La especulación en la industria farmacéutica

Este aspecto recae con mayor énfasis en la parafarmacia, más que nada porque el precio de venta no se encuentra fijado y por ende es libre. Por tal motivo, en ocasiones hay quienes al enterarse de un precio más barato en otro lugar, piensan que fueron engañados por un sitio en particular.

Pues bien, lo cierto es que realmente no existen farmacias caras ni baratas, ya que lo que realmente sucede, es que hay productos más baratos y otros más caros. Ten en cuenta que:

  • Usualmente las farmacias adquieren los medicamentos a través de almacenes mayoristas.
  • También lo pueden hacer por medio de un laboratorio.

Cuando se compra a un mayorista la ventaja principal es que puede ser útil tan sólo una unidad de cualquier producto en el mismo día, el inconveniente es que su precio será más caro en el futuro.

Respecto a la ventaja de comprar al laboratorio es la posibilidad de negociar los precios. El problema radica en que el volumen debe ser considerable de unidades.

En conclusión, cuando una farmacia media no puede llegar a negociar con los laboratorios directamente, tendrá que inclinarse por mayoristas e incluso con intermediarios, razón por la cual sus precios para el consumidor final son más altos.