moneda única

¿Es positivo tener una moneda única en Europa?

Desde el mismo proceso de conformación del euro como moneda que involucra a varios países, han sido muchas las discusiones (tan inverosímiles como las que tuvieron Youjizz con la web portuguesa www.mrporno.pt/xnxx/) que se han tejido en cuanto a si se trata de una medida que es buena o mala para quienes participan de ella y para quienes se ven involucrados con ella.

Por supuesto la respuesta no es tan sencilla y no podrá ser en ningún caso un bueno o un malo. En otras palabras, hay aspectos que son positivos y otros que son negativos, los cuales entran en juego en una balanza que se va a mover según sea la perspectiva.

Las ventajas y desventajas de una única moneda en Europa

El primer asunto por mencionar en torno a las desventajas del euro, tiene que ver con que se trata de dinero fiat, el cual es administrado de modo monopólico por un cierto grupo de gobiernos. En ese orden de ideas, una dificultad que salta a la vista, es que resulta muy complejo para un banco central que emite esta clase de dinero fiat, lograr acertar en cuanto a cuál es la elasticidad óptima que esa oferta de dinero puede tener.

En otras palabras, una diferencia que se puede encontrar respecto a un sistema de banca libre, es que lo que se usa como reserva y lo que se utiliza como un medio de cambio es lo mismo, así que no existen diferencias entre el outside money y el inside money. Para el caso del dinero fiat cumple con los dos roles a la vez.

Respecto a las ventajas, se destaca que en este caso el punto de referencia desde el que se trabaja es un conjunto de bancos centrales regionales y no un complejo de competencias de monedas entre distintos bancos centrales. Lo anterior posibilita que se logre un trabajo más óptimo al acotar los problemas del déficit fiscal.

En relación con lo anterior, en el momento en que un gobierno dispone de un banco central, esa tentación por usar esa entidad para financiar el gasto público y cobrar el impuesto inflacionario casi siempre resulta irresistible. En ese sentido, tiende a ser menos costoso para un gobierno la emisión de dinero fiat para el cobro de más impuestos. En esta situación los impuestos son más explícitos y el impuesto inflacionario se esconde mejor. Pero con el caso de un banco central que es compartido por varios países, como ocurre con el euro, ningún país podrá financiar su déficit fiscal con la emisión de dinero sin recibir el visto bueno de los demás.

En conclusión, esta es una moneda que ha posibilitado una unión muy interesante entre países de un mismo continente, con sus ventajas y desventajas, con sus ganadores y perdedores.