El sexo como moneda de cambio

El sexo como moneda de cambio

Las relaciones de pareja pueden ser analizadas y estudiadas desde múltiples disciplinas y perspectivas, pero de una u otra manera, la especificidad de cada uno de los miembros de la pareja y el modo en que interactúan entre sí va a condicionar cierto tipo de situaciones, como se ve en drpornogratis.xxx/pornhub/. En ese orden de ideas, cuando se habla del sexo como moneda de cambio, en la mayoría de los casos utilizado como una herramienta para intentar atraer o conseguir el amor de otro, la única conclusión a la que se puede llegar, es que es una práctica malsana y que sólo provoca dolor a fin de cuentas.

El poder del sexo en el siglo XXI

Aunque cuesta creer que sigue ocurriendo en la actualidad, hay personas que hacen uso del sexo como una variable o una herramienta para atraer a otra persona, de la que no necesariamente se busca sostener una relación sexual, sino que lo que se quiere es que de un momento para otro sienta amor. Es allí donde la confusión que se da entre el sexo y el amor puede terminar por lastimar a la persona que se encuentra firmemente convencida que con su actitud en cuanto a sostener relaciones sexuales, va a poder ganarse el amor de su pareja o de otra persona.

No hay que olvidarse que la otra persona piensa por su cuenta y que no por recibir un trato determinado va a empezar a sentir cosas que se quieren inducir en ella. En otras palabras, hay autonomía y aunque en algunos casos el sexo puede ser usado como una moneda de cambio por amor, casi siempre va a ser un fracaso. Además, cuando se habla de un fracaso, lo que se hace referencia es a una persona que por intentar hacer uso de su cuerpo como parte de esa moneda de cambio que representa el sexo, va a lastimarse, porque al final de cuentas va a sentir que únicamente ha sido vista como un objeto y que el amor que esperaba despertar en su contraparte, en realidad nunca surgió.

De esta manera, aunque una combinación entre sexo y amor es una de las experiencias más inolvidables para cualquier persona en su vida, no hay que olvidarse que en ocasiones pueden ser dos elementos que van por los caminos claramente diferenciados y que en caso de no poder notar esta diferencia, las consecuencias pueden ser fatales a nivel sentimental y emocional. En conclusión, mientras no se cuente con una cierta madurez emocional, sentimental, afectiva y sexual, esta clase de ideas en las que se usa el sexo como una moneda de cambio tendrían que ser olvidadas para evitar daños que son irreparables.