El negocio de las compañías eléctricas

El negocio de las compañías eléctricas

Una de las noticias que ha conmocionado a España en cuanto al negocio de las compañías eléctricas en los últimos días ha sido el anuncio sobre la decisión que tomarían Iberdrola y Endesa para reabrir una central nuclear que tiene más de medio siglo. Esto se une a los constantes aumentos de tarifa en la factura de la luz, incluso en época de olas de frío, que es cuando más electricidad se gane para no pasarlo mal.

Cómo funcionan las compañías eléctricas españolas

A partir de la información anterior se entiende que no sólo se trata de un problema que involucra la subida de las tarifas en el cobro de la electricidad, sino que también se extiende a todas las variables que involucran el uso de producción de energía nuclear, particularmente en lo que se refiere al límite de vida de una central de este tipo. Los expertos en ecología han señalado que las intenciones en el momento abogan por alargar la vida de estas centrales en España hasta los sesenta años con el ánimo de favorecer la obtención de recursos para las compañías eléctricas, pese al riesgo que ello implica.

Además de lo anterior, la reapertura de Garoña sería un nuevo precedente para que otras centrales nucleares que se mantienen en la actualidad en pleno funcionamiento (como por ejemplo Ascó o Almaraz), puedan solicitar que sus permisos de explotación sean renovados, materializando así un escenario ideal para el enriquecimiento de estas compañías, en detrimento del bienestar general.

Problemas en la planta con su seguridad

Para terminar, los ecologistas han denunciado que la planta en cuestión ya ha demostrado tener serias deficiencias e incluso un alto riesgo de inundación debido a las roturas en las presas cercanas.

En conclusión, el comportamiento de las compañías eléctricas en torno a esta decisión será clave para el futuro energético de España y principalmente para las decisiones en materia de ecología en el país, ya que un accidente de esta clase sería muy grave.